Lo que hacemos con el agua lo hacemos con nuestro futuro

AA032163 (1)

Ecológicamente los seres humanos somos parte del ciclo del agua, porque estamos constituidos orgánicamente por cerca de un 70% de agua y porque somos la especie que mayor incidencia tiene en el devenir del agua sobre el planeta.

El agua no es un recurso natural, en el sentido de insumo o servicio, sino un bien que tenemos en común todos los seres vivos y, además, el agua es un medio de relación del hombre con la naturaleza determinante de la sustentabilidad del Ambiente y de la calidad de vida de las poblaciones.

El medio acuoso es así mismo un regulador  depurativo tanto en lo macro, como es el caso de los ríos que limpian y curan materias orgánicas en descomposición, como en la misma actividad fisiológica de los seres humanos, desde el agua intracelular hasta los sistemas excretorios que limpian y curan al cuerpo de toxinas.

El agua es el solvente natural de un sinnúmero de sustancias y por ende vehículo tanto de salud como de enfermedad.

Y es básicamente a partir de estas propiedades y beneficios del agua, cómo los procesos de contaminación van generando residuos tóxicos en el ambiente y también en el organismo humano.

En los centros urbanos la contaminación más importante del agua se origina a partir de los servicios sanitarios de cloacas, en los cuales la población acumula el residuo líquido de su actividad doméstica, comercial e industrial.

La infraestructura cloacal de una ciudad es la interfaz entre el residual sanitario humano y el ambiente. El efluente cloacal nos habla al respecto de nosotros como sociedad, refiriendo sobre nuestras costumbres de higiene, alimentación, comercio e industria.

Por ello es importante incorporar tanto en el estudio como en la remediación de la problemática cambios de visión al respecto de nuestros derechos y deberes para con el agua.

foto gota de agua

El agua no es un recurso renovable infinito. Entonces es importante observar críticamente la idea de que siempre el bienestar humano deba estar relacionado a la abundancia, cada vez mayor , de agua; comenzando a incorporar la lógica de la reutilización, la economía en el consumo y el tratamiento del efluente residual.

El agua como derecho humano hoy impone un compromiso de responsabilidad ambiental con el futuro. La lenta acumulación de desechos en los cursos de los ríos compromete seriamente la biodiversidad ya a mediano plazo. Y este sostenido deterioro de los ambientes naturales está comprometiendo la salud de las poblaciones, generando enfermedades crónicas, recurrentes y degenerativas  cada vez más relacionadas al ambiente.

Los ríos son las venas abiertas de nuestra cultura ambiental.  Si hacemos un análisis de los cursos superficiales de un acuífero nos encontramos con las huellas del modelo de desarrollo que tenemos. Los sedimentos de la erosión de los suelos por pérdida de sustentabilidad de la vegetación (deforestación, monocultivos), los restos de agroquímicos, restos de hidrocarburos y aceites, alteraciones propias de la extracción indiscriminada de áridos, y por supuesto la contaminación bacteriológica propia de las excretas humanas.

El criterio de Salud es un ordenador ambiental. En la disputa que hay sobre el modelo de desarrollo para hacer sustentable la vida sobre el planeta, donde por un lado están quienes en su afán productivista sobre explotan el suelo y el agua dejando  empobrecido el suelo y contaminada el agua, y por otro lado quienes en su afán de conservación reniegan de todo tipo de actividad humana, este trabajo propone ubicar el criterio Riesgo Salud como ordenador de las prioridades de desarrollo socio comunitarias, tendiente a conservar un Ambiente Saludable.

El mejor horizonte de proyección de la Salud es la biodiversidad. Después de cinco siglos de acelerados procesos de ciencia y técnica de la modernidad, el límite físico del Ambiente nos impone repensar la idea de una artificialidad que logre aislar al ser humano del medio natural a fin de salvarlo de las enfermedades; por el contrario hoy la tendencia es más bien devolver su naturalidad al ser humano y tender a que establezca una relación armónica con el entorno. En esa relación es la propia Naturaleza quien, a través de millones de años, ha ido evolucionando en distintas formas de vida que de diferentes maneas interactúan aportando su materia y energía al Medio Ambiente. Si entendemos que el planeta es un gran eco sistema, podremos valorar a la diversidad como nuestra mayor riqueza, y también entender  que es un escenario de biodiversidad el mejor horizonte de proyección para la calidad de vida de las poblaciones.

Los Servicios Sanitarios Cloacales son, en última instancia, servicios ecológicos que brinda la Naturaleza. Desde épocas antiguas han sido los ríos quienes han depurado las aguas servidas de las primeras poblaciones. El progreso en todo caso ha ordenado mediante trazas urbanas las vías mediante las cuales las excretas y residuos líquidos llegan a los cursos de agua. Y en cuanto a las plantas de tratamiento, las mismas en la mayoría de los casos imitan los procesos naturales de depuración. El movimiento y la aireación son procesos naturales físico químicos naturales que depuran las aguas servidas.

La infraestructura de servicios de una ciudad debe estar trazada en función de un crecimiento sustentable inserto en el hábitat natural del entorno. Generalmente las tazas urbanas tienden a definir perfiles de variada características, pueden ser ciudades para el turismo, para el comercio, grandes centros industriales o incluso administrativos. En todos estos casos la infraestructura de servicios  es una añadidura que acompaña ese perfil. Para el caso de las cloacas suele suceder que su trazado va acompañando caóticamente el crecimiento a partir de la puesta en valor de aquél perfil, y muchas veces ese trazado es contrario a el territorio natural donde se inserta.

El crecimiento modular y próximo (in situ) de la infraestructura de tratamiento de efluentes es más  económico y ecológico que las mega concentraciones. En general en las ciudades se trazan redes de cloacas que desembocan en una gran planta de tratamiento, y con el paso de los años se van añadiendo nuevas ramificaciones a las redes que, junto con el paso del tiempo, hacen colapsar y vuelven obsoletas las Plantas de Tratamiento. Luego pasan muchos años sin que se puedan construir nuevas plantas. Es el caso que hoy en nuestro país en la mayoría de las ciudades. Donde hay servicios de cloacas, los efluentes van a los cursos de agua sin ser tratados. Por ello es importante estar proyectando plantas barriales de tratamiento de efluentes, incluso con la posibilidad de la reutilización para riego forestal y de parquización. Estas Plantas deben ser proyectadas modularmente para que vayan acompañando el crecimiento del barrio.

El crecimiento inmobiliario debe incorporar el costo del tratamiento de los efluentes. El crecimiento de las ciudades se organiza en función del valor de mercado de los terrenos. Pero los costos del tratamiento de los efluentes siempre recaen en el conjunto todo de la sociedad, es decir que tiene que afrontarlo el Estado. Para cambiar el estado actual de cosas es necesario que la propiedad privada incorpore la responsabilidad del saneamiento a su inversión. Para ello lo óptimo es lograr que los proyectos incorporen una planta de tratamiento en el mismo sitio (in situ). Un beneficio extra de esto es que no tendremos grandes cantidades de líquidos sin tratar recorriendo varios kilómetros por tuberías que tampoco están en las mejores condiciones de mantenimiento.

La separación de aguas y otros efluentes posibilita tratar de manera más adecuadas estos residuos líquidos. En la actualidad las cloacas reciben una cantidad muy variada de contaminantes. En el caso de los efluentes domésticos porque cada vez hay más productos de limpieza y otros químicos utilizados en el hogar, cuyos restos o diluciones van a dar a las cloacas, lo mismo con los aceites de uso en la cocina. Pero además hay comercios pequeños, medianos y grandes, que arrojan restos de su actividad que pueden contener restos de hidrocarburos, aceites minerales, y variados elementos contaminantes. Por ello es importante establecer una cultura de higiene y seguridad al respecto de lo que enviamos a las cloacas, posibilitando procesos de separación, reutilización y recolección diferenciada, para evitar estos verdaderos cócteles contaminantes, los cuales son después muy difíciles de analizar y tratar.

El ozono en las piscinas y la memoria del agua en la piel.

La vida se organiza a partir de elemento simples, como el oxígeno, el carbono, el nitrógeno, el hidrógeno y luego unas decenas más de elementos naturales, que no llegan a cien en total. Sin embargo la complejidad de la vida es infinita, la humanidad además le ha agregado una cantidad excesiva de elementos llamados sintéticos y otros derivados que conviven a diario con nosotros en la vida moderna.

girlpoolLa desnaturalización de los elementos biológicos en los procesos de producción y consumo humano, han generado nuevas enfermedades que van en desmedro de la calidad de vida por la que trabaja la medicina.

Particularmente el agua es un bien natural del cual depende no sólo la vida en general, sino en particular la calidad de la vida de las personas.

Portadora de vida el agua es vulnerable a todo tipo de contaminaciones y desde el principio de nuestra cultura la humanidad entendió que debía tratar o depurar el agua para poder consumirla. En el siglo pasado se generó una fuerte costumbre de clorar el agua para evitar el contagio bacterial de enfermedades. En esta línea bio química del desarrollo del tratamiento del agua los aportes de cloro se fueron haciendo cada vez más agresivos, con consecuencias de deterioro crónico de la salud.

La piel, además de ser el órgano del sentido del tacto que envuelve nuestro cuerpo y nos permite relacionarnos sensorialmente con el mundo inmediato, es también nuestra imagen de salud. La juventud se expresa exteriormente en la piel, de la vitalidad de esta membrana depende la buena (o mala) oxigenación de los tejidos subcutáneos, depende también la correcta (o incorrecta) detoxificación natural por exudación de nuestro cuerpo.
En el verano la piel está sobre expuesta, por el calor, por los rayos del sol y ….por el cloro de las piletas.

Para proteger la piel, no tanto con cremas costosas y complejas, la calidad del agua de las piscinas puede ser ahora mejorada mediante el aporte de ozono.

El ozono es simplemente una manera de manifestarse o estructurarse del oxígeno, estrictamente una variable triatómica . Ozono (O3) son tres átomos de oxígeno. Y este gas tiene la propiedad de producir un potente efecto bactericida (hasta dos mil veces más que el cloro) en un periodo de tiempo muy breve y, en tanto el ozono es una formación sumamente inestable, en menos de un minuto luego de su acción desinfectante el ozono se convierte nuevamente en oxígeno.
De modo que las piscinas tratadas con ozono no sólo evitan los efectos perjudiciales del cloro, sino que además aportan efectos saludables.

El ozono desinfecta los poros de la piel y actúa contra la dermatitis y las infecciones bacterianas, elimina las células muertas, previene las manchas, retarda notablemente el envejecimiento de la piel y estimula la formación de vitamina D en la epidermis, manteniéndola firme.
En la actualidad, el ozono es una terapia indispensable en las consultas de dermatología sobre todo en procesos infecciosos generados por estafilococos o bacilos productores de gas. En quemaduras, el tiempo de recuperación y la regeneración celular se acorta significativamente por la activación de la epitelización y la disminución de la tendencia a retraerse las cicatrices.

Todas estas propiedades del ozono lo han convertido en una poderosa herramienta en tratamientos para mejorar la estética en el hombre.
Un ejemplo de sus bondades se muestra en el acné. Hoy se conoce que el origen del acné está mediado de forma principal por factores hormonales, además de intervenir factores ambientales y de conducta, como la alimentación.
El acné aparece cuando un poro se tapona por la grasa y enquista. Después puede infectarse por manipularse y en algunos casos pueden producirse quistes supurados.
Puede aparecer en cualquier edad, pero es más frecuente en jóvenes, en personas con piel muy grasa y en mujeres en períodos de cambios hormonales importantes como el premenstrual y la menopausia, entre otros.

Debido al proceso infeccioso que puede desencadenar, el tratamiento debe comenzar en cuanto aparezcan los primeros signos del acné.
El ozono se ha convertido en uno de los tratamientos más efectivos y rápidos para el acné. Por su poder desinfectante actúa de forma eficiente en los poros eliminando las dermatitis y las infecciones bacterianas asociadas. Además elimina células muertas de los poros, por lo que ayuda a mantener la piel limpia y aumenta la oxigenación de los tejidos. Contribuye también a la formación de vitamina D en la piel, ayudándola a mantenerla joven y elástica.

Para el acné, el ozono se utiliza aplicando su efluvio directamente sobre la piel  aumenta de forma paulatina su intensidad por el tiempo que uno quiera al ser utilizado las piscina ozonizadas.

De modo que los tratamientos de desinfección naturales del agua de las piscinas, como lo es el caso del ozono,  aportan  un tipo de calidad de vida en línea con un criterio distinto al del placer exceso o riesgo, ahora al contrario, el placer de gozar de una piscina con agua tratada con ozono nos permita disfrutar de nuestro organismo en plenitud de vitalidad y en sinergia con los elementos naturales.

 

Dr. Luis Alejandro Mazzarini
Medico Toxicólogo Esp. Ambiente
Director H&E Consultora Riesgo Salud y Ambiente

 

Visita a Planta de Tratamiento

En la agenda de visitas realizadas en estos días por nuestra propuesta de tratamiento de líquidos cloacales, estuvimos el viernes pasado en la Planta de Tratamniento de Efluentes que la EMOS tiene aguas abajo del río que atraviesa la Ciudad.

planta 1planta 2
Allí pudimos realizar un recorrido que nos permite conocer mejor sobre las posibilidades que tenemos de reutilizar y ampliar esta planta reformulando los criterios de tratamiento que actualmente tiene.

planta 6
En esta visita contamos con la presencia del Ing. químico Omar Daniel Alonso, especialista de primer orden a nivel nacional y latinoamericano en el tema de efluentes cloacales.

planta 20

Efluentes Cloacales: Crisis y oportunidades

En el marco de nuestro trabajo al respecto de incidir y colaborar en el planteo y solución de los problemas ambientales que padece nuestra Ciudad de Río Cuarto y zona, el pasado Jueves 21 de Agosto estuvimos en el Consejo deliberante de la Ciudad, exponiendo nuestra perspectiva y propuesta al respecto de la aguda crisis ambiental por el tema de efluentes cloacales.

foto fachada consejo
Allí aportamos una propuesta de cambio de paradigmas al respecto de la lógica lineal de consumo tendiente a usar y tirar, en el sentido de comenzar a valorar la reutilización, en este caso de agua, y el saneamiento a cargo de quien ensucia, en este caso el tratamiento de líquidos cloacales.
El Médico Toxicólogo especialista en medio Ambiente Luis Alejandro Mazzarini (Río Cuarto) y el Ing. Químico Omar Daniel Alonso (Neuquen) expusieron es ese sentido sobre los peligros para la salud y las ventaja de los tratamientos y reutilización propuesta por la Consultora. 

foto charla daniel
En la oportunidad contamos con la presencia de un interesante público donde se destacaban las Autoridades por el oficialismo y por la oposición del directorio de la EMOS, los presidentes de los bloques del oficialismo y de la principal oposición, tanto como referentes de las organizaciones sociales que forman parte de la Comisión de Ecología y Medio Ambiente de Río Cuarto y otras que participan del Consejo Consultivo Ambiental de la Ciudad de río cuarto, además de público en general interesado en la temática.
Todas y todos nos comprometimos en seguir avanzando en intensificar el cuidado del medio ambiente y en particular el tratado de efluentes cloacales.

foto afiche connsejo

LAS AGUAS BAJAN TURBIAS

El uso que le damos al agua en esta zona mediterránea está ligado a la idea de recurso abundante y es ese imaginario el que es necesario cambiar. Hoy debemos comenzar por  interpretarnos como parte del ciclo del agua, atendiendo a que nuestro organismo tanto como el de todos los seres vivos está mayoritariamente compuesto por agua.

 

Casi 170 mil habitantes de la ciudad de Río Cuarto vierten prácticamente todos sus efluentes cloacales crudos al río. Se calcula que se arrojan 2 millones de litros por hora, que suman 48 millones por día.

Mientras la discusión política pasa por las diferencias económicas, no tratar los efluentes urbanos lleva consigo un alto riesgo salud frente a la aparición  de una serie de enfermedades transmisibles por el agua, producidas por un sinnúmero de organismos patógenos.

Estudios de la Universidad Nacional de Río Cuarto advirtieron hace ya varios años sobre el impacto ambiental que los efluentes pueden causar al río, aguas abajo. En 2011 detectaron contaminación aun a 18 kilómetros del punto de vertido afectando a localidades ubicadas aguas abajo del río, como Reducción, Alejandro Roca, Los Cisnes y La Carlota”.

En tanto, por el crecimiento demográfico de la ciudad la antigua Planta de Tratamiento estuvo más de 30 años fuera de Servicio.  En febrero de 2003 fue reinaugurado luego de un complejo proceso de refuncionalización que permitió recuperar una parte de su funcionalidad, la cual no llega a cubrir el 20 por ciento del total de líquidos. Además, en estas últimas décadas se han extendido las redes de cloacas abarcando a mayor población y territorio.

 

Cambiar los conceptos

Para avanzar hacia un modelo de desarrollo sustentable en la depuración de los líquidos cloacales es importante tener en cuenta, por un lado, que los tratamientos deben ser ecológicos y por otro lado que no podemos seguir acumulando cantidades enormes de agentes contaminantes.
Hoy es posible tratar los líquidos cloacales en cada sitio, ya sea una vivienda o una industria, a valores mucho más económicos socialmente que el costo salud actual. De modo que a la red vaya luego agua medianamente regular, sin bacterias ni tóxicos.

AA032163 (1)

Procesos de Oxidación Avanzada

Los procesos oxidativos avanzados se presentan como una excelente opción para el tratamiento de efluentes cloacales, como es el caso de conglomerados urbanos que tienen una alta carga orgánica para degradar, pues permiten una remoción más rápida que los procesos convencionales.

Se propone instalar un sistema de tratamiento de líquidos residuales para la degradación  biológica  y oxidativa de los líquidos provenientes del sistema cloacal, utilizando digestión anaeróbica en primera instancia y Ozonización como método de degradación aeróbica en segunda instancia

Los procesos de digestión anaerobia son utilizados para el tratamiento de aguas residuales, donde una corriente contaminada de aguas residuales con una alta carga orgánica es procesada por bacterias que se alimentan de estos componentes orgánicos, en ausencia de oxígeno. De esta forma produce biogás, que se compone principalmente de CO2 y metano. Se producen también lodos residuales, que constan de subproductos orgánicos y biomasa. El resultado más importante, es que se obtiene una corriente de agua con menos contaminación orgánica, por lo que las ventajas de la digestión anaerobia son la buena eficiencia en la eliminación de la demanda de oxigeno, la baja producción de lodos, y el bajo consumo de energía.

Luego se incorpora una etapa aeróbica con aporte de una mezcla aire – ozono en donde  el alto potencial de oxidación del Ozono, permite utilizarlo no solo para oxidar materia orgánica y compuestos químicos del agua sino también para desinfección final del efluente.
Por si  mismo, solubilizado en el agua, el Ozono es capaz de precipitar el hierro y manganeso, eliminar fenoles y cianuro, degradar grasas, aceites y detergentes, eliminando del efluente los aspectos indeseables del mismo, como el olor y color transferidos por los contaminantes.
La ruptura oxidativa de los enlaces carbono-hidrogeno, permite transformar elementos de difícil degradación biológica, en partículas de reducido tamaño, fácilmente  asimilables por las bacterias.
Siendo el Ozono, trece veces más soluble en el agua que el oxigeno molecular, su poder oxidativo y oxigenante lo ejerce a gran velocidad, comparativamente con la aireación natural, provocando la rápida descomposición de la materia orgánica.

 

Es económico cuando es ecológico

La puesta en marcha de esta práctica de depuración en cada sitio  significara en el futuro inmediato una solución permanente, ya que dentro de algunos años, si incorporamos a los estándares de diseño el tratamiento de efluentes, es decir que tanto para los edificios como para las viviendas o los comercios e industrias, obligatoriamente el municipio exija plantas de tratamientos in situ, luego no habrá necesidad de enormes inversiones públicas en plantas de tratamiento. Aquí hay que trasladar el costo de sanear los líquidos  a la inversión inmobiliaria, y no como sucede en la actualidad que vamos a terminar pagando con fondos públicos para atender un crecimiento que mayoritariamente se ha desarrollado en inmuebles para renta.

 

Dr. Luis Alejandro Mazzarini
Medico Toxicólogo Esp. Ambiente
Director HE Consultora  Riesgo Salud y Ambiente

Toxicología, nuevo desafío de la medicina moderna.

Si bien la Toxicología nació con una orientación forense, actualmente está incluida entre las Ciencias de la Vida, y tiene un marcado carácter pluridisciplinar, tanto en sus ramas aplicadas, como en los conocimientos de base que se precisan para abordar sus grandes áreas fundamentales.

Con los avances del siglo XX se plantearon nuevos problemas a causa de la fabricación, comercio y aplicaciones de grandes cantidades de productos químicos, que originan abusos, malos usos, residuos y contaminación. Luego, en las últimas décadas, el conocimiento de la estructura de los genes y la metodología para el estudio de DNA, que ha sido denominada molécula de la vida, promovió un nivel bioquímico más profundo en los estudios toxicológicos, explicado muchas incógnitas sobre las diferencias interindividuales, que se manifiestan en los estudios poblacionales.
Todo ello ha exigido la diversificación de la Toxicología, la capacitación de toxicólogos profesionales y la orientación de la investigación hacia los mecanismos moleculares y la toxico genética. Dando origen al nacimiento de áreas básicas o fundamentales, a partir de las cuales, pero estableciendo relaciones entre varias de ellas, se especializaron ramas aplicadas. La más reciente de éstas, la Toxicología Reguladora, en cierta manera cierra un lazo con la Toxicología Forense inicial, aunque con el matiz diferencial de que si la Forense es una ciencia auxiliar de la Justicia, la Reguladora colabora principalmente con el Legislador.

Por otra parte, la Toxicología ha dejado de ser descriptiva; los estudios monotemáticos sobre compuestos tóxicos, que conformaban diccionarios, tienen limitado su interés a obras de consulta. La Toxicología se ha hecho más bioquímica, más mecanística y funcional porque interesa conocer el cómo y el por qué de las reacciones entre las moléculas xenobióticas y las moléculas orgánicas; de ahí el auge de la Toxicología celular y molecular.

Sus avances ofrecen soporte a la Toxicología Clínica, y a la Evaluación del Riesgo Tóxico; esta última rama se ha convertido en apoyo imprescindible de la Toxicología Reguladora, de la Toxicología del Medicamento, de la Toxicología Alimentaria, y de los tres grandes focos de atención actual, la Toxicología Ocupacional, la Toxicología Ambiental y la Ecotoxicología.

En estos momentos, donde las enfermedades empiezan a ser, cada vez más, consecuencia de las condiciones de la vida moderna,  ambientales y culturales, la Toxicología es el punto de encuentro entre las prácticas y tratamientos de la medicina tradicional y los tratamientos complementarios. Así resulta vital hoy la consulta toxicológica  en el caso de enfermedades crónicas, recurrentes o degenerativas.

Evaluar predictivamente la relación salud enfermedad condiciona un mejor calidad de vida por lo tanto la Toxicología deberá ser  también un importante actor en el control en la  gestión de salud.

Luis Alejandro Mazzarini
Médico Toxicólogo
Director H&E. Consultora de Riesgo Salud y Ambiente

Medio Ambiente Tóxico

La Toxicología Clínica y  Ambiental en los estudios epidemiológicos poblacionales.

Le epidemiología molecular surge de la mano de los avances tecnológicos de las últimas décadas y es una herramienta práctica, certera  y económica para observar tendencias de grandes grupos poblacionales.

 En la carreara entre el progreso y sus consecuencias negativas para la salud y el ambiente, la epidemiología clásica, con datos recabados de la evidencia clínica, análisis químicos tradicionales y la entrevista, permitió inferir la relación entre cierta presencia recurrente de enfermedades y la exposición a determinados contaminantes.

Sin embargo, la información sobre el estado de salud-enfermedad de la población, tal cual como se está obteniendo y presentando, merece por lo menos ser revisada.

Por ejemplo, mientras hay en el mundo una mayor conciencia de la relación entre el cáncer y la contaminación ambiental, a la vez que el cáncer ocupa cada vez una mayor participación en el conjunto de enfermedades, la información que nos ofrece el Ministerio de Salud de la Provincia de Córdoba, a partir del Registro Provincial de Tumores, para los años 2004 a 2009[1], nos muestra una reducción  de casos totales de alrededor de un 15 por ciento. Y esto contradice las estadísticas disponibles a nivel mundial y la percepción que podemos tener en la clínica.

De todos modos, los datos que se pueden obtener siempre van a mostrar una parte del estado de situación real, distorsionada por los grados diferentes de cobertura entre distintos estratos poblacionales y cuidado de la salud, o el error humano en la toma de la información, entre otros factores de distorsión.

Aquí es donde la epidemiología molecular puede prestar un importante servicio al legislador y al funcionario de salud.
Hoy es posible – y muy necesario – atender las posibilidades que brindan los avances tecnológicos en la búsqueda de información.

La disciplina de la epidemiología molecular provee un marco ideal para la investigación del efecto combinado de los tóxicos ambientales y los factores genéticos. Esto se ha visto facilitado por los avances en la comprensión del genoma y epigenoma humano , el desarrollo de tecnologías de tasa de transferencia más eficientes para el procesamiento y el análisis de marcadores biológicos, y el desarrollo de estrategias analíticas sofisticadas para manejar la complejidad de los datos generados.

Los últimos años han sido testigos de un crecimiento exponencial en la publicación de estudios epidemiológicos enfocados en el análisis de la susceptibilidad genética a varias enfermedades, tales como cáncer, diabetes, obesidad, enfermedades neurodegenerativas como Esclerosis Múltiples, Parkinson y otras.

Riesgo Salud y Medio Ambiente

Luego de los grandes avances de la medicina clásica, acelerados en el último siglo por la farmacopedia bioquímica, hoy el desafío es atender la demanda de enfermedades recurrentes, crónicas y degenerativas originadas en el estilo de vida y la contaminación de los ambientes. El nuevo territorio en disputa está atravesado por posturas que enfrentan, por un lado, el progreso clásico que propone profundizar el crecimiento del modelo actual perfeccionando las remedaciones, y por otro lado el conservadurismo ambientalista que contrapone la necesidad de dar un golpe de timón en el sentido contrario.

En este debate, hoy más vigente que nunca, la salud tiene que ocupar un lugar central y convertirse en un criterio consensuado de toma de decisiones políticas. Debemos entender que las políticas de salud deben dejar de ser interpretadas como remediaciones posteriores al modo en que vivimos, y convertirse en criterios ordenadores del modelo de desarrollo a futuro.

La Medicina actual, mediante una determinación de laboratorio especializado en Toxicologia ambiental permite saber el nivel de riesgo Toxicológico a través de analizar el Residuo como si estuviéramos averiguando como sale la basura de nuestro cuerpo, de igual manera como la sacamos de nuestros domicilios. Comemos, absorbemos sustancias, metabolizamos y elegimos lo que sirve y no sirve y eliminamos esos residuos.

En interacción con el Medio Ambiente Tóxico hay una gran lucha para defendernos: contamos con el sistema inmunológico, el sistema endocrino, el sistema emocional y el Epigenetico, además de otros, que tratan de resguardar nuestra integración de equilibrio entre la salud y la enfermedad.

Y tanto el estado de acumulación tóxico de nuestro organismo como la respuesta inmunológica pueden ser estudiados mediante la epidemiología molecular.
De modo que las Instituciones Oficiales de la Salud Pública deben procurar estudios poblacionales epidemiológicos predictivos de acuerdo al nivel de Riesgo Toxicológico Ambiental, de modo de establecer un marco de estudio de impacto ambiental de las diferentes actividades a partir de esa lectura sobre las enfermedades crónicas, recurrentes y degenerativas.

La información sobre la salud pública es una garantía que respalda el Derecho de la Salud, en ese sentido político la epidemiolegía molecular es un aporte a la calidad institucional.

 

Luis Alejandro Mazzarini
Médico Toxicólogo
Director HE Consultora Riesgo Salud y Ambiente.



[1] http://prensa.cba.gov.ar/salud/se-presenta-el-informe-sobre-cancer-en-la-provincia/

[2] http://prensa.cba.gov.ar/salud/se-presenta-el-informe-sobre-cancer-en-la-provincia/

El agua y el bien común.

El Agua es un Bien Comunitario,  es decir que el agua la compartimos solidariamente con todas las especies vivas del planeta y de cómo la usemos depende la vida tal como la conocemos.  

foto gota de agua

El consumo de agua dulce de la humanidad está repartido en Agricultura, un 70%, Industria, un 22% y uso Doméstico, un 8%. Ahora bien, si pensamos en el agua como elemento imprescindible para la sobrevivencia humana, vemos que en el siglo pasado  fuimos capaces de producir  excedencia de alimentos, no obstante lo cual según datos de la FAO hay 800 millones de seres humanos que padecen hambre. Esto nos advierte al respecto de que el uso del agua en Agricultura hoy no está manejado racionalmente sino en función de la oportunidad de negocios del agro. Pareciera que el criterio es ver cuán más dinero podemos obtener del uso del agua, y en esa lógica el agua se convierte en una mercancía.
En la industria, a su vez, las tecnologías extractivistas, como los transgénicos,  la fractura hidráulica o la minería a cielo abierto,  afectan la cantidad y calidad del vital elemento, compitiendo con la necesidad doméstica y contaminando el agua con químicos.
Por último, el uso doméstico de agua está pésimamente distribuido, ya que 880 millones de personas en el mundo no tienen agua potable, siendo que la cantidad de agua  que se potabiliza podría cubrir las necesidades de la población mundial.
Las grandes diferencias entre países industrializados y países productores de materia prima tienden a agrandarse de acuerdo al uso actual del agua,  ya que cuando exportamos cereales estamos trasladando suelo y agua.

 

Río Cuarto, un caso simbólico

Una persona, según estimaciones de la OMS, podría arreglarse con 120 lts/día de agua potable. En Argentina se utiliza un promedio  de 265 lts/día, pero en Río Cuarto los funcionarios de EMOS sostienen que estamos gastando 350 lts/día de agua potable.  Así es que a mediano y largo plazo vamos a tener serios  problemas en la provisión de agua, mientras que en la actualidad esa provisión es precaria. Pero también hay que repasar estos números con el agua potable que utilizan industrias y natatorios.

Es que la extensión de las redes de agua y cloacas no han ido de la mano, durante las últimas décadas, con la inversión  de base, es decir de  los pozos,  las bombas, las plantas potabilizadoras y las plantas de tratamiento cloacal. La presión social ha hecho que se extiendan redes que no pueden ser bien atendidas, que constantemente sufren roturas, que llevan poca presión de agua, y en cuanto al tratamiento las plantas son insuficientes, cuando no inexistentes.

Prácticamente toda el agua de los sanitarios de toda la ciudad se vierte sin ningún tratamiento en el río. En este sentido también hay que destacar que muy cercano al vertedero que el EMOS tiene en el  río, en la zona Este, se encuentra el enterramiento de basura, donde se van acumulando y descomponiendo 300 toneladas de basura diaria. Todo esto junto hace que las zona de río abajo de la ciudad sea un sitio contaminado con consecuencias socio ambientales impredecibles.

El Nuevo Paradigma del tratamiento del agua de uso doméstico.

En una lógica distinta, de empoderamiento  de la sociedad a partir de su acción solidaria con el medio ambiente, debemos pensar ya no en reparar sino en evitar todo desarrollo que produzca daño ambiental . En ese sentido es  importante el aprovechamiento óptimo del agua y la autoregulación natural.
La idea es separar las aguas negras (inodoro) de las grises (lavatorios-baño-cocina-lavarropas), a fin de poder, por un lado, aprovechar las aguas grises reutilizando parte de ellas en los inodoros, y por otro lado poder diferenciar el tratamiento que unas y otras requieren para su decontaminación.

Desde hace años  hay en el mercado digestores para tratar los líquidos cloacales que cumplen el rol de las viejas cámaras sépticas en cada vivienda, y ahora esto se completa  con el desarrollo de  una tecnología limpia y natural a través del manejo del ozono, la cual  permite desinfectar bacteriológicamente esas aguas antes de enviarlas a la red cloacal.
El objetivo a mediano y largo plazo debiera ser que cada vivienda, industria o comercio tenga su propia mini planta de tratamiento, y así no producir las grandes concentraciones que luego requieren inversiones monstruosas.  Lo importante es que la aplicación de esta nueva metodología además de eco lógica, es accesible a los presupuestos  típicos de la etapa de construcción de una vivienda. La inversión se puede compartir con el vecino  más próximo para abaratar los costos en los barrios de clase media, y para el caso de propiedades de mucho valor que tengan parques esto debería ser obligatorio, ya que el agua tratada puede ser re utilizada para riego y el costo de la implementación del sistema resulta ínfimo con relación al total del valor inmobiliario..

Hay una vieja frase que dice que si quieres resultados distintos no debes hacer siempre lo mismo. De manera que si vamos cambiando nuestra cultura de tratamiento de líquidos cloacales, en cincuenta años habremos resuelto el problema de manera sustentable,  mientras que aunque   la suerte en la disputa partidaria le diera a Río Cuarto  la posibilidad de construir la planta depuradora gigante que necesita hoy imperiosamente, del mismo modo dentro de cincuenta años, con el crecimiento de la población, estaríamos igual que ahora.

 

HE CONSULTORA RIESGO SALUD AMBIENTE
consultorariesgosalud@gmail.com

SOMOS LO QUE COMEMOS

Con respecto al debate sobre el modo de producción frutihortícola en la Ciudad de Río Cuarto, para avanzar y esclarecer un poco el alarmante riesgo de los efectos perjudiciales en la salud, queremos aportar algunas reflexiones a partir de un estudio sobre Agricultura Sustentable de la Ing. Agrónoma Paola Mariela Studer, de la Facultad de ciencias agrarias de la Universidad Nacional de Cuyo en el cual describe y comenta las diferentes Corrientes Agroecológicas.

De este interesante trabajo queremos extraer un apartado donde se muestra en imágenes las diferencias de calidad de un producto tratado con pesticidas industriales y un producto orgánico. La autora nos cuenta de cómo se obtienen estas imágenes a partir de la Cristalización Sensible:

 

¨• La cristalización sensible es un sencillo mecanismo que
nos permite ver la vitalidad de un alimento sólido o
líquido (se utiliza bastante con el vino) y permite ver las
diferencias, aparentemente inexistentes entre un vegetal
cultivado siguiendo mecanismos convencionales y otro
procedente de la agricultura ecológica o biodinámica.

• Esta técnica fue puesta en marcha por Ehrenfried
Pfeiffer a instancia de R. Steiner y para llevarla a
cabo necesitamos cloruro de cobre al que añadiremos
unas gotas de sangre o savia de planta, este reacciona
al más mínimo cambio o alteración de la composición de
un extracto de un ser vivo, cristalizando y dando lugar a
complejas formas geométricas.¨

Y luego la autora nos presenta las imágenes Primero de una lechuga convencional tratada con los pesticidas industriales:

lechuga con pesticida_Studer

En segundo lugar la Ing. Studer nos presenta una Lechuga Orgánica:

lechuga orgánica

 

Y por último nos presenta la imagen de una Lechuga Biodinámica:

lechuga biodinámica

 

Como podemos ver, la vitalidad de las lechugas que fueron tratadas con los pesticidas industriales se presenta menos nítida en las imágenes y de allí podemos inferir, trasponiendo la distorsión de las nervudas y su endeblez a la calidad del aporte nutritivo que nos brinda, que estos alimentos son por lo menos poco nutritivos comparados con los productos orgánicos y biodinámicos.

Ahora bien, si proyectamos estas imágenes a la pregunta ontológica ¿somos lo que comemos? podemos relacionar tanta falta de vitalidad, tanto sedentarismo crónico, tanto estrés, con los alimentos que comemos.
Pero las preguntas sobre el ser y el hecho mismo de de preguntarnos, el cual nos ¨diferencia¨de otros seres, está a su vez contaminado por la civilización patriarcal y cartesiana.
De modo que lo que proponemos es empezar de otra manera a elaborar estos supuestos. Y apuntar desde el principio como básico la afirmación de que SOMOS LO QUE COMEMOS , como algo obvio – una verdad de perogrullo – , porque no nos cabe ninguna duda que son los alimentos, ni la ambición ni el dinero, los que nos mantienen vivos y nuestra propia vitalidad (inteligencia incluida) no es otra cosa que el aprovechamiento de las nutrientes alimenticias.

Ahora, cuando nos miremos al espejo, cuando proyectemos nuestra imagen al mundo de los quehaceres cotidianos, si tenemos en cuenta el alto grado de esteticismo de apariencia del momento actual, cuando pensemos en nuestra manera de ser y estar en el mundo, entendamos que hoy somos esa lechuga endeble quizás, tal vez nuestro organismo y sobre todo nuestro horizonte de proyección cognitivo esté sufriendo una lenta y sostenida deformación.

 

Nota: El trabajo Completo de la Ing Studer se puede consultar en
http://campus.fca.uncu.edu.ar:8010/pluginfile.php/17956/mod_resource/content/1/Corrientes%20de%20ManejosAgroecologicos%202013pdf

 

Personalizar la dieta a partir de la Genética

La medicina no es tan complicada como lo que pensamos y del mismo modo la nutrición no es tan simple como quisiéramos.

El objetivo es ayudar a hacer que usted piense en la medicina y la nutrición desde una nueva perspectiva.

La genética influye en la manera en que nos alimentamos, en cómo nuestro organismo procesa los alimentos y en nuestra salud en general. Los estudios científicos han demostrado que la genética también puede ser importante para la eficacia de una dieta.

Hoy disponemos de un estudio fácilmente obtenido mediante una muestra de saliva, el cual brinda un reporte de genes.
Se han analizado los resultados para determinar cuál es la dieta que más podría ayudar a optimizar el metabolismo, perder peso y mejorar la salud.

El tipo de dieta recomendado se selecciona analizando muchas de las variantes genéticas asociadas a la manera en que las personas responden a los diferentes macro-nutrientes (proteínas, grasas y carbohidratos) en su alimentación.

Además, se evalúa el perfil de riesgo genético incluido en la Sección de Factores de Salud Metabólica para determinar qué dieta es recomendable para cada persona.

En conjunto, los resultados genéticos sugieren cuál de las distintas dietas podría ser mejor: “Baja en Grasas”, “Baja en Carbohidratos”, “Dieta Mediterránea” o “Dieta Balanceada”.

 

 corazonde fruta

“LA GENÉTICA PUEDE INFLUENCIAR NUESTRAS TENDENCIAS DEL COMPORTAMIENTO ALIMENTICIO”

Hay ciertos genes que tienen el potencial de influir en cómo percibimos y deseamos ciertos alimentos, afectando nuestro comportamiento alimenticio, por ejemplo, comer entre comidas excesivamente y tener dificultad para sentirnos llenos.

Las variantes en los genes ANKK1 y DRD2 que causan una reducción de receptores de dopamina en el cerebro están asociadas a los comportamientos alimenticios y adictivos.

Este tipo de información, la cual fue generada en el análisis de marcadores genéticos en cierto número de genes, está incluida en el reporte y puede utilizarse para modificar el estilo de vida y las tendencias del comportamiento alimenticio para lograr un bienestar óptimo.

Dr. Luis A. Mazzarini
Director Medico
IMEB Instituto de Medicina Evolutiva Biológica