Archivo de la etiqueta: Aguas cloacales efluentes tratamiento ozono in situ

LAS AGUAS BAJAN TURBIAS

El uso que le damos al agua en esta zona mediterránea está ligado a la idea de recurso abundante y es ese imaginario el que es necesario cambiar. Hoy debemos comenzar por  interpretarnos como parte del ciclo del agua, atendiendo a que nuestro organismo tanto como el de todos los seres vivos está mayoritariamente compuesto por agua.

 

Casi 170 mil habitantes de la ciudad de Río Cuarto vierten prácticamente todos sus efluentes cloacales crudos al río. Se calcula que se arrojan 2 millones de litros por hora, que suman 48 millones por día.

Mientras la discusión política pasa por las diferencias económicas, no tratar los efluentes urbanos lleva consigo un alto riesgo salud frente a la aparición  de una serie de enfermedades transmisibles por el agua, producidas por un sinnúmero de organismos patógenos.

Estudios de la Universidad Nacional de Río Cuarto advirtieron hace ya varios años sobre el impacto ambiental que los efluentes pueden causar al río, aguas abajo. En 2011 detectaron contaminación aun a 18 kilómetros del punto de vertido afectando a localidades ubicadas aguas abajo del río, como Reducción, Alejandro Roca, Los Cisnes y La Carlota”.

En tanto, por el crecimiento demográfico de la ciudad la antigua Planta de Tratamiento estuvo más de 30 años fuera de Servicio.  En febrero de 2003 fue reinaugurado luego de un complejo proceso de refuncionalización que permitió recuperar una parte de su funcionalidad, la cual no llega a cubrir el 20 por ciento del total de líquidos. Además, en estas últimas décadas se han extendido las redes de cloacas abarcando a mayor población y territorio.

 

Cambiar los conceptos

Para avanzar hacia un modelo de desarrollo sustentable en la depuración de los líquidos cloacales es importante tener en cuenta, por un lado, que los tratamientos deben ser ecológicos y por otro lado que no podemos seguir acumulando cantidades enormes de agentes contaminantes.
Hoy es posible tratar los líquidos cloacales en cada sitio, ya sea una vivienda o una industria, a valores mucho más económicos socialmente que el costo salud actual. De modo que a la red vaya luego agua medianamente regular, sin bacterias ni tóxicos.

AA032163 (1)

Procesos de Oxidación Avanzada

Los procesos oxidativos avanzados se presentan como una excelente opción para el tratamiento de efluentes cloacales, como es el caso de conglomerados urbanos que tienen una alta carga orgánica para degradar, pues permiten una remoción más rápida que los procesos convencionales.

Se propone instalar un sistema de tratamiento de líquidos residuales para la degradación  biológica  y oxidativa de los líquidos provenientes del sistema cloacal, utilizando digestión anaeróbica en primera instancia y Ozonización como método de degradación aeróbica en segunda instancia

Los procesos de digestión anaerobia son utilizados para el tratamiento de aguas residuales, donde una corriente contaminada de aguas residuales con una alta carga orgánica es procesada por bacterias que se alimentan de estos componentes orgánicos, en ausencia de oxígeno. De esta forma produce biogás, que se compone principalmente de CO2 y metano. Se producen también lodos residuales, que constan de subproductos orgánicos y biomasa. El resultado más importante, es que se obtiene una corriente de agua con menos contaminación orgánica, por lo que las ventajas de la digestión anaerobia son la buena eficiencia en la eliminación de la demanda de oxigeno, la baja producción de lodos, y el bajo consumo de energía.

Luego se incorpora una etapa aeróbica con aporte de una mezcla aire – ozono en donde  el alto potencial de oxidación del Ozono, permite utilizarlo no solo para oxidar materia orgánica y compuestos químicos del agua sino también para desinfección final del efluente.
Por si  mismo, solubilizado en el agua, el Ozono es capaz de precipitar el hierro y manganeso, eliminar fenoles y cianuro, degradar grasas, aceites y detergentes, eliminando del efluente los aspectos indeseables del mismo, como el olor y color transferidos por los contaminantes.
La ruptura oxidativa de los enlaces carbono-hidrogeno, permite transformar elementos de difícil degradación biológica, en partículas de reducido tamaño, fácilmente  asimilables por las bacterias.
Siendo el Ozono, trece veces más soluble en el agua que el oxigeno molecular, su poder oxidativo y oxigenante lo ejerce a gran velocidad, comparativamente con la aireación natural, provocando la rápida descomposición de la materia orgánica.

 

Es económico cuando es ecológico

La puesta en marcha de esta práctica de depuración en cada sitio  significara en el futuro inmediato una solución permanente, ya que dentro de algunos años, si incorporamos a los estándares de diseño el tratamiento de efluentes, es decir que tanto para los edificios como para las viviendas o los comercios e industrias, obligatoriamente el municipio exija plantas de tratamientos in situ, luego no habrá necesidad de enormes inversiones públicas en plantas de tratamiento. Aquí hay que trasladar el costo de sanear los líquidos  a la inversión inmobiliaria, y no como sucede en la actualidad que vamos a terminar pagando con fondos públicos para atender un crecimiento que mayoritariamente se ha desarrollado en inmuebles para renta.

 

Dr. Luis Alejandro Mazzarini
Medico Toxicólogo Esp. Ambiente
Director HE Consultora  Riesgo Salud y Ambiente